Espíritu santo

Hoy le pegué a una paloma con una lata de refresco. Eructé en voz alta en la cafetería del Cubo. Le dije a alguien: “Espero algún día decepcionarte”. Toqué Ukulele mal. Le vi el culo a una chava bien bonita. Ella se dio cuenta y me sonrió. Hoy no intenté convencer a nadie de nada. Como siempre. Y ayudé a más de ocho personas en menos de dos horas. Y sentí que hice mucho. Resolver pedos. Hacer llamadas. Decidir rápido y seguro. Como si fuera un gran ejecutivo. Pero no lo soy. Soy un gran pendejo. Pero nadie paga por eso. Hoy les dije a cuatro chavas “que se pudran en el infierno” porque no me hicieron caso para ir de misiones. Pero conseguí 26 interesados. Hoy le cancelé a mi psicóloga. Pero lo más importante es que le pegué a una paloma en el pecho con una lata de aluminio, porque ya no me importa nada, porque ya no creo en el amor. Amén.

12 vistas

Entradas Recientes

Ver todo

Ella decía ser mi esposa

Ella decía ser mi esposa. Había un calor insoportable, pero estaba su sonrisa. Un naranjo chaparro arrojaba sus frutos a la banqueta. Naranjas aplastadas. Pedazos de sol podridos en el piso. Dos perro

Consigue un vestido

Consigue un vestido. Cierra los ojos. Abre tu seca alma. Muéstrame los dientes. No reveles tus intenciones. Calma, mujer. No nacimos para esto. Eres el arma que esconderás. La mano que vigilas. Los pl

  • Facebook sin fondo
  • Good reads sin fondo
  • Twitter sin fondo